Las predicciones de la saga de “Terminator” se están cumpliendo, las maquinas ya comienza a tomar el control. O eso parece con el reciente invento de nuestros amigos sin amigos que no tienen que hacer. La llaman la maquina más tonta del mundo, pero ¿es verdad?

El mecanismo funcional es muy simple, mueves un interruptor que la enciende, un compartimiento se abre automáticamente y un brazo mecánico sale de él y entonces… apaga el interruptor. Así es, su único fin es apagarse automáticamente.

Muchas variantes un mismo objetivo

Al ver la luz la primera máquina muchos otros empezaron a crear más artilugios para modificarlas, pero el objetivo seguía siendo el mismo, apagarse mecánicamente. Ahora ha llegado a tal desarrollo que no solo se apagan sino que además caminan, corren y dan vueltas como si nos estuvieran mandando un mensaje.

Lo último sonó muy fatalista pero sirve para ilustrar el ingenio humano que en su afán de creación terminan haciendo objetos curiosos pero inútiles. Visualmente llamativos pero con mecanismos que no hacen más fácil la vida sino solo más divertida. Los creativos asiáticos no se cansan de inventar cosas y el resto del mundo de imitarlas.

Las ideas son buenas e interesantes, pero si se utilizaran para el bien quizás ya tendríamos cura para algunas de las enfermedades más terribles de la humanidad. Por el momento conformémonos con ver como la diabólica caja reta a la humanidad con su mecanismo a la usanza de “Skynet”. ¡Sálvanos John Connor!